Otros Lugares
Filtirés | La Estrella Polar
63
post-template-default,single,single-post,postid-63,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

La Estrella Polar

Un navegante se desvió de su ruta tras una gran tormenta. A la deriva en medio de un gran océano, solo tenía una posibilidad de salvarse: guiarse por la estrella polar buscando el norte y regresar a casa.

Pero en la ciudad de las estrellas se libraba una batalla por el honor de orientar a los hombres en la tierra. Sirio, que brilla más que Polaris, reclamaba ese honor para sí. Pero Polaris no cedía porque nació para ello y desde tiempos inmemoriales venía cumpliendo esa misión.
Un día, Polaris envió a las bellas estrellas de Orión, seductoras y guerreras, para convencer a Sirio de que desistiera de sus intenciones. Sin embargo, al llegar a su encuentro, la gran estrella brillante no se dejó engañar y apresó a Rígel y Betelgeuse, comunicando a Polaris que le dejara alcanzar su propósito
a cambio de no matar a las hermanas de Orión.

Mientras tanto, al navegante se le acababa el tiempo, no tenía víveres ni agua y de continuar la guerra, perecería en el mar. En el cielo, una mezcla extraña de luces le confundían cada vez más. Ignoraba qué estaba pasando y por qué le era imposible encontrar a Polaris. De pronto, giró su cabeza hacia lo que el creía que podía ser el sur. Allá arriba, algo estaba sucediendo: Sigma Octantis, la reina del sur, era más visible gracias a la guerra de luces del norte. Y fue ella la que acudió al rescate del navegante.

Sin dudarlo, el marinero se dirigió hacia ella y pasados unos días, consiguió llegar a puerto.

En el norte, la guerra siguió sin sentido alguno ya. Pues el hombre, con fortuna había llegado a casa y ni Polaris ni Sirio habían ayudado a que lograra su objetivo.

Chesku Jimenez Andrade-Saquete
chesku.jimenez@gmail.com
2 Comentarios
  • ALVARO INDIAS ORTIZ
    Posted at 09:37h, 29 agosto Responder

    Preciosa historia aplicable a nuestros políticos. ¿Lograrán encontrar la buena estrella para llevar a buen puerto el país?.
    Gracias Chesku. Un abrazo.

  • TERESA CORDERO
    Posted at 19:04h, 05 octubre Responder

    Bonita historia. Perfecta conjunción ARTE PICTÓRICO Y LITERATURA… EL MEJOR REGALO Q HE RECIBIDO EN MUCHO TIEMPO. GRACIAS A MI COMPAÑERA CHELO Y A MIS ALUMNAS: María. Pilar y Malena.

Publica un comentario