Otros Lugares
Filtirés | EL Peyote
47
post-template-default,single,single-post,postid-47,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

EL Peyote

De buena mañana, una serpiente sin hambre lo tomó,

y de pronto una multitud de conejos sabrosos vio.

Pero una vez que el efecto de súbito se alejó,

la pobre y repleta serpiente, apenada se quedó.

También un terrateniente, rico en tierras y mansión,

en una perfumada infusión se lo bebió.

En el horizonte rojo una gran cosecha vio,

mas llegó lo inevitable: con sus sentidos ya estables la tristeza

lo invadió.

El chamán de aquella aldea con el peyote jugaba,

ofrecía sueños al pueblo, bellezas que no anhelaban.

Y con el efecto muerto, de a poco las despreciaban,

deseando tener todo lo que otros atesoraban.

Chesku Jimenez Andrade-Saquete
chesku.jimenez@gmail.com
No hay comentarios

Publica un comentario